UNA GRAN VICTORIA QUE TRAS LA JORNADA SE ANTOJO CASI OBLIGATORIA

No es de extrañar que los equipos encuadrados en zonas de peligro de la clasificación saquen lo mejor de si mismos en las últimas jornadas y por ello consigan puntuar en campos Más »

LA CULTURAL SOLVENTA EL ENCUENTRO CON UNA JUGADA QUE TRENZO CON ACIERTO

A nadie se le escapa que la “Cultu” tiene un señor equipo y que los méritos deportivos, por suerte para ellos, están muy ligados a la capacidad económica que tiene el Club Más »

UN PUNTO MAS AL ZURRON

Muchas veces un empate sabe a poco cuando en juego hay un premio tan goloso como son tres puntos pero hay una máxima en el fútbol que dice que “cuando no se Más »

CUANDO EL PROTAGONISTA ES EL DEL SILBATO A PASAR MAL RATO

Y tanto que pasamos mal rato porque para el minuto 59 el solista, que dio un concierto de silbato de los que no se olvidan, ya nos había dejado con diez jugadores Más »

DESDE LA GRADA PARECE FACIL, PERO… ¿LO ES?

Para quién no viera el partido “in situ” y conociera el resultado del partido por algún tercero, podría sacar la conclusión equivocada de que la victoria se consiguió de manera cómoda y Más »

 

UNA GRAN VICTORIA QUE TRAS LA JORNADA SE ANTOJO CASI OBLIGATORIA

pf_1489964219 copia

No es de extrañar que los equipos encuadrados en zonas de peligro de la clasificación saquen lo mejor de si mismos en las últimas jornadas y por ello consigan puntuar en campos donde otrora sería muy difícil hacerlo sino imposible, pero el espíritu de supervivencia es sin duda algo que estimula los sentidos, carga de adrenalina el cuerpo humano y produce un efecto de efervescencia difícilmente explicable.

Por ello muchas veces ese estado de ansiedad – que en medicina no siempre tiene una carga negativa – produce un estado en el jugador que le predispone para el esfuerzo y le hace estar activo hasta que el hecho estresor desaparece o simplemente como en el caso del fútbol finaliza.

Por lo que se pudo ver en el campo del Somozas el nivel de ansiedad de nuestros muchachos debió ser el adecuado porque tras empezar el partido perdiendo a pocos minutos de comenzar este, fueron capaces de igualar la contienda antes del pitido que enviaba a los jugadores al descanso y de ganar el encuentro faltando todavía casi quince minutos para terminar el mismo.

No hay mejor forma de encarar un partido que saberse preparado para ello y en eso nuestros jugadores están sobrados de mérito porque todas las semanas preparan los partidos con un interés inusitado, con la profesionalidad de un equipo que juega a serlo, pero con la misma disciplina, ilusión y garra que el más potente rival de la categoría.

Habida cuenta de los resultados obtenidos por los equipos de la zona baja de la clasificación la victoria ante el Somozas ha sido mucho más importante de lo que en un principio pudiera parecer y gracias a ella y a día de hoy seguimos dependiendo de nosotros mismos para salvar al equipo de la primera quema que es el descenso y cuando menos aguantar el tirón en esa zona de promoción que aunque es como un limbo en el que se sufre lo indecible te da la oportunidad de escapar del mismo a nada que la de la guadaña se despiste un momento en afilar el frío acero.

Quedan ocho partidos en los que como decía anteriormente la adrenalina nos va a acompañar jornada tras jornada pero en los que seguro el equipo, como viene haciéndolo durante toda la temporada para sorpresa de muchos, pondrá cada gramo de energía que aún que de en una mochila que cada vez va pesando menos debido al gran desgaste que esta suponiendo esta temporada.

Y sin querer quitar mérito a ningún miembro del equipo incluido el cuerpo técnico porque todos son por igual vencedores o vencidos,  hoy quiero dedicar unas breves palabras a un jugador que me recuerda mucho a uno que un día fue y que realizó una acción antológica para anotar el gol que nos daría la victoria con un control con pierna izquierda a un balón llovido del cielo de los que por lo general encabezan los programas deportivos de gran audiencia cuando el que lo realiza es uno de esos fenómenos que están tocados con la varita mágica de la divinidad futbolística. Grande Eder a mi me tienes a tus pies.

Y que nadie tenga envidia por esta pequeña debilidad de un loco y viejo zurdo que ya no esta para otros trotes que no sean los de pulsar con ahínco las teclas de un artefacto que aguanta lo que pongas aunque a veces sean tonterías.

¡Bravo! equipo ¡Bravo!

 

LA CULTURAL SOLVENTA EL ENCUENTRO CON UNA JUGADA QUE TRENZO CON ACIERTO

CULTU

A nadie se le escapa que la “Cultu” tiene un señor equipo y que los méritos deportivos, por suerte para ellos, están muy ligados a la capacidad económica que tiene el Club de León para confeccionar una plantilla que aspira sin lugar a dudas al ascenso a la división de plata del fútbol español.

Pero también convendremos que en ocasiones la diferencia entre clubes ricos y pobres no se manifiesta en el terreno de juego y de ahí las sorpresas que muchos fines de semana se dan en los campos de fútbol y que deparan movimientos sísmicos dependiendo de la entidad del club “agraviado”.

Por desgracia el encuentro contra la Cultural Leonesa no tuvo la épica que tantas veces acompaña a estos partidos y aunque el encuentro fue emocionante por lo apretado del resultado al final el pez grande se comió a un pez chico que por momentos jugó a ser tiburón para darle la vuelta a la frasecita acuática.

Como siempre los chicos de Unai hicieron un partido intenso, apretando las clavijas a los rivales y cerrando muy bien las líneas de pase del contrario con mucha anticipación demostrando que para ganar en Mutilva hay que hacer algo más que bajar del autobús y darse un paseo.

Pero no todo es lucha en este equipo porque también sabe jugar al fútbol, combinar y dar buen trato al esférico con combinaciones rápidas que le dan a su juego un dinamismo que cala en el graderío y se aplaude con entusiasmo.

Tristemente  la Cultural tuvo un arrebato de equipo grande y cuando el partido caminaba hacia la cuesta abajo final encadenó una jugada de absoluta precisión que llevó la pelota al área en cuatro toques para que Jorge Ortí batiera con pierna derecha al palo largo un balón que llegó flojito pero al que le dio dirección y potencia en una acción de calidad individual muy meritoria.

De ahí hasta el final el partido se jugó poquito por la cantidad de interrupciones que hubo pero pese a todo acabamos empujando y metiendo balones al área de la Cultural intentando buscar una segunda jugada que nos diera un premio que no hubiera sido inmerecido.

Toca seguir remando con fuerza, como se viene haciendo semana tras semana de tal forma que los vientos nos lleven de nuevo a la senda del triunfo y a colocarnos cada vez más cerca de un objetivo que se ve a veces cercano y otras tan alejado que es difícil adivinar la distancia que falta por recorrer.

ALINEACIONES

U.d. Mutilvera: Edu de Prados, Yasin Iribarren, José Albisu, Iñaki Casado, Julen Monreal, Juanlu Cisneros, Etzieder, Eneko Bakedano, Gorka Laborda, Andoni Ibero y Dani Ederra

Cultural y Deportiva Leonesa : Palatsi, Ángel, Víctor, Gianni, Iván González, Yeray González, Julen Colinas, Mario Ortíz, Benja, Martínez y Toni. 

Resultado: 0-1

 

UN PUNTO MAS AL ZURRON

16939157_1866624870290268_4973152004251356332_n

Muchas veces un empate sabe a poco cuando en juego hay un premio tan goloso como son tres puntos pero hay una máxima en el fútbol que dice que “cuando no se puede ganar un empate es una victoria” y eso es lo que debieron pensar los dos entrenadores ya que el partido que vimos el sábado fue sin duda un ejemplo claro de lo que dice esta frase popular.

El Tudelano vino a Mutilva con la lección muy bien aprendida, sabiendo a que jugar  y como hacer que los nuestros no encontrasen ni su juego ni se llevasen a ser posible el balón dividido en las disputas con una presión axfisiante que apenas dejaba pensar a los jugadores mutilveros.

La cercanía de la ribera de Navarra con Mutilva seguro que ha sido buena aliada para el estudio de los tejes y manejes del equipo de Unai de tal forma que el planteamiento del partido fue brillante por parte de los de Tudela ya que consiguió en todo momento maniatar a nuestros centrocampistas y obligar a jugar muchas veces en largo para facilitar así la defensa de la portería de Gorka Pagola.

Pese a todo se intentó echar el balón a tierra (nótese el eufemismo) y se intentó jugar con combinaciones rápidas que casi siempre acababan o con cortes por parte del rival o con desaciertos en los pases lo que hacía que las ocasiones no llegaran a la portería contraria y el partido deambulara por un farragoso juego de destrucción que privaba al espectador de un espectáculo más gratificante.

Tampoco el Tudelano hizo un partido para el recuerdo ni mucho menos, dedicó su estrategia a no encajar gol y a intentar en alguna contra llegar al área contraria para hacer daño pero con tan poca apuesta es difícil conseguir la victoria y más cuando te enfrentas a un equipo que tiene en el aspecto defensivo una de sus mejores armas.

Así pues los minutos fueron encadenando su candencia con relativa parsimonia sin observar en ningún momento atisbo de emoción o sobresalto más allá de la que otorga la incertidumbre del resultado y la necesidad de seguir sumando para estar si se puede lo más arriba posible.

Como siempre y es algo que el respetable agradece, los chavales se vaciaron en el terreno de juego, peleando cada balón como si fuera el último, poniendo toda la eficacia posible para que cada lance del encuentro acabara de la mejor manera posible para nuestros intereses que a esta altura de la película están claramente definidos.

Y así pues seguimos para bingo en una partida que dura mucho y a la que todavía le quedan muchas bolitas por salir.

Aupa Mutilvera !!

MUTILVERA :  Fermín Jiménez, Mikel Borja, Javier Lizarraga, Julen Monreal, Cisneros, Etzieder, Rubén Morillas, Andoni Ibero, Eneko Baquedano y Dani Ederra

TUDELANO:  Pagola, Delgado, Juanmi, Nandi, Corral, Lázaro, Óscar Vega, Lizarraga, Ion Vélez, Chema Mato e Ibai Ardanaz.

Resultado: 0-0

 

CUANDO EL PROTAGONISTA ES EL DEL SILBATO A PASAR MAL RATO

16807689_1863817680570987_6490748750264383976_n copia

Y tanto que pasamos mal rato porque para el minuto 59 el solista, que dio un concierto de silbato de los que no se olvidan, ya nos había dejado con diez jugadores sobre el terreno de juego y eso ante un Osasuna Promesas que de profesionalidad y argumentos sabe un rato se antojaba misión casi imposible para un equipo que por su condición más merecería jugar con doce que con once.

Pero después del reproche inicial que resulta baldío y que nunca ha sido “modus operandi” de este humilde cronista pasamos a los verdaderos protagonistas que fueron los jugadores de ambos equipos y que pusieron todo lo que estuvo a su alcance para lograr la victoria en una mañana preciosa que invitaba sin duda a disfrutar de una jornada de sana rivalidad futbolera.

Decía mi amigo el profesor aquello de “cortita y al pie” y verdaderamente en la alfombra de Tajonar si algo se puede hacer es eso, ahora bien otra cosa bien distinta es el la velocidad que se le sepa dar al cuero y el ritmo con el que unos y otros se manifiesten en un campo en el que si no sabes quedas retratado y donde las vergüenzas aunque sean ajenas salen a florecer con demasiada crudeza.

Del partido ¿que contar? dos equipos que se conocen a la perfección, dos equipos que intercambian profesión por corazón y dos equipos que desde su naturaleza intentan hacer de cada partido un ejercicio de honradez en busca de la meta que cada uno tiene y que para lograrla no se arrugan, no se esconden y lo dan todo como si no hubiera un mañana.

Por ello el partido fue muy disputado, cada choque era una invitación a espérame un ratito, cada ataque un grito de sálvese quién pueda, cada ocasión fallada un suspiro que helaba el alma y donde cada lance se vivía con una intensidad que a veces costaba hasta tragar saliva.

Intentar argumentar quién fue mejor, quién dominó el partido, quién mereció ganar resulta casi irrisorio porque lo más bonito que puede pasar y que tanto nos llena a los que amamos este circo es que cada uno consiga el objetivo marcado y que el año que viene podamos disfrutar de nuevo de un encuentro semejante entre dos equipos que aunque rivales están llamados vivir en armonía porque los que lo forman un año van de rojo y al siguiente van de blanco o viceversa.

Una vez más y por encima de todo lo demás me quedo con la actitud del equipo y aunque pueda sonar algo repetitivo a mi no me cansa porque cuando una forma de ver y entender el deporte se convierte en virtud no queda otra cosa por hacer que quitarse el sombrero y guardarlo en el armario pese a que algunas cabezas lo tengan amarrado desde principio de temporada y que para soltarlo necesiten más que una buena dosis de realidad que el mejor lubricante.

Por cierto según cuentan los profesionales del medio el partido acabó cero a cero.

¡¡Aupa Mutilvera!!

DESDE LA GRADA PARECE FACIL, PERO… ¿LO ES?

16708573_1859678830984872_881055481562496102_n copia

Para quién no viera el partido “in situ” y conociera el resultado del partido por algún tercero, podría sacar la conclusión equivocada de que la victoria se consiguió de manera cómoda y sin apenas apreturas, pero para los que estuvimos viendo el partido en directo y entre comillas, sabemos algo de fútbol, pudimos comprobar que el mérito de la victoria es mucho mayor de lo que parece y que detrás de los dígitos que refleja el luminoso, hay un gran trabajo, mucho esfuerzo y un gran sacrificio.

De hecho, el Valladolid “B” como todo filial que se preste, comenzó el partido con un ritmo alto de juego, con un trato de balón meritorio y con las ideas muy claras de lo que debía hacer para superarnos, de tal forma que los blanquivioletas ponían el fútbol y nosotros, como siempre, poníamos el corazón y un poco más para igualar las fuerzas en el embite.

Tal es así que en una jugada de tiralíneas los pucelanos se presentaron ante Fermín con tal claridad que anotaron un gol de bandera que tan sólo el auxiliar de banda evitó que subiera al marcador al apreciar posición adelantada del atacante lo que por cierto hizo que las bufandas que poblaban los cuellos de los espectadores se aflojaran mientras se respiraba con cierto alivio ante el desenlace de la jugada.

Este gol invalidado por el línea, como todavía gusta decir a los románticos, espoleó a nuestro equipo que empezó a carburar mejor provocando llegadas, más con balones divididos a la disputa de la segunda jugada que con un juego efectivo pero que empezaba a incomodar a la defensa contraria preparando el terreno para lo estaba al llegar a los pocos minutos.

Y es que fruto de ese trabajo siempre constante, sordo pero efectivo de todo el equipo se logró botar una falta desde la frontal derecha del área para que Gorka Laborda, convertido en ídolo local, conectara un cabezazo que daba con el balón en las redes del meta visitante para deleite de la parroquia mutilvera.

Pero cuando todavía estábamos saboreando el primer gol llegó un balón profundo al área del Valladolid que inexplicablemente y ante la presión de Eder Abaurrea el central cabeceó por encima de un sorprendido Dani que veía como el balón le superaba en su alocada salida fuera del área y dejaba el balón franco para que Eder que seguía la jugada por si las moscas anotara con pierna izquierda uno de esos goles tontos que de vez en cuando visitan los campos de fútbol.

El descanso puso tregua a tanta pasión futbolera y dejó el encuentro en situación de ponerle la puntilla para no tener que sufrir demasiado y poder disfrutar de nuevo las mieles de la victoria.

La segunda parte deparó más de lo mismo con un Valladolid que intentó ponerle buena cara al encuentro con orden, trabajo y orgullo lo que hizo trabajar tanto a Fermín como a todo el equipo hasta el último minuto sin permitirse la más mínima licencia ni el mínimo relajo esperando escuchar del trencilla el pitido final.

Antes de este final dos goles más subieron al marcador, uno por parte de un inspirado Gorka Laborda que hacía el tercero para la Mutil y uno de Miguel Mari por parte visitante que ponía el tres a uno y que incomodaba demasiado pese a la diferencia de goles  anotados por unos y otros.

Gran victoria por tanto ante un gran rival que puso las cosas muy complicadas y que perdió el encuentro no tanto por demérito propio sino por el ejemplar trabajo que este grupo humano desarrolla durante la semana y que sirve para dar lo mejor de cada uno cada fin de semana.

Aupa Mutilvera ¡¡

Ficha técnica:

(3) U.D. Mutilvera: Fermín Jiménez, Artaso, Sebas Gómez (Iribarren, min. 73), Lizarraga, Albisu, Cisneros (Barbarin, min. 62), Abaurrea, Morillas, Laborda, Andoni Ibero y Tebares (Casado, min. 80).

(1) Real Valladolid B: Dani Hernández; Arroyo, Mario, Calero, Royo; Rai, Anuar, Dani Vega (Higinio, min. 46), Zambrano, Samanes e Iván Martín (Miguel Mari, min. 64).

Árbitro: González Esteban (C.T. Vasco) amonestó a los locales Morillas, Cisneros, Sebas Gómez y Barbarin, y al visitante Zambrano. También amonestó al técnico local, Unai Jáuregi, por protestar.

Goles: 1-0, min. 21: Laborda. 2-0, min. 32: Eder. 3-0, min. 49: Laborda. 3-1, min. 67: Miguel Mari.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 25ª en el Grupo I de Segunda B disputado en el Campo del Polideportivo Municipal Valle de Aranguren de Mutilva (Navarra).